Before I die I want to…

Una mañana caminaba por un concurrido mercado de Londres con el que me topé por casualidad. Había llegado una hora antes de lo previsto a London Bridge, por uno de esos despistes desastrosos que me caracterizan, así que decidí perderme entre los diferentes puestos y,  apretujándome entre los turistas, me compré un batido orgánico revitalizante rejuvenecedor energizante afrodisiaco, y me dejé llevar por la marea de gente. El sol se alzaba tímidamente entre las nubes, devolviendo la vida a una ciudad acostumbrada al gris en todos sus matices. Me encantaban ese tipo de días allí.

Tras conseguir que un chef muy italiano se indignara por preguntar si podía hacer los espaguetis sin cebolla, me topé con uno de esos rincones que le dan a Londres su toque especial.
Fue como ver fuegos aritificiales en pleno día. Como quedarse parado en medio de una maratón. No pude más que parame y observar el mural, atrapada de repente por lo que planteaba y  me obligué a buscar la respuesta. No se trataba de responder cualquier cosa, tenía que dejar plasmado en pocas palabras lo que de verdad quisiera hacer antes de morir, una sola cosa. Definir el ‘por qué’ de todo lo que estaba haciendo, he hecho y haré.

before-i-die-i-want-to-street-art-project-by-candy-chang-12-800x500

Había personas que también se quedaban un rato mirando el mural a mi lado, hasta que decidían ir a la caja de tizas que había en la pared para escribir su respuesta, otras no se lo pensaban ni un minuto. En él podías distinguir todo tipo de frases: Before I die I want to…travel the world, stop the climate change, see a unicorn, make you smile, y mi favorito: be a minion’.

Mur-Prévention-071-910x512

Al escribir esta entrada, investigué sobre aquel muro y me encontré con que se trataba de todo un movimiento internacional, comenzado por la artista Candy Chang.  Este es el resumen traducido de la historia que podéis encontrar en la web http://beforeidie.cc/site/‘Tras perder a un ser querido y pasar por una profunda depresión, Candy Chang pintó un lado de una casa abandonada de su barrio en Nueva Orleans, con la simple frase ”Before I die I want to…”. Después de un solo día, aquella pared ya estaba cubierta por sueños escritos con tiza por los vecinos que se habían parado y reflejado sus vidas. Desde entonces, más de mil murales de ”Before i Die” han sido creados en más de 70 países y en más de 35 idiomas’.

03-Santiago-photo-by-Bernd-Biedermann

Y así fue como un trocito de arte de un callejón que pasaba desapercibido, en mitad de aquel bullicioso mercado, fue capaz de encontrar el botón de pausa que llevaba buscando desde hacía meses. Marcando una diferencia imperceptible en mí, como lo ha hecho en tantas otras personas.

Y así mismo os digo: somos arte.

Y tú, ¿qué responderías?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s